La leyenda negra de Andorra

Tropecé por primera vez con la leyenda andorrana cuando investigaba los pasos de fugitivos del nazismo por los Pirineos. La nutrían alusiones veladas que nunca se concretaban en un nombre. Circulaban sotto voce, a veces con cierto morbo cómplice, como cuando una chica andorrana le susurró a un amigo mío que se deslizaba con sus esquís…

Continúa Leyendo